Biografia de James Morrison

James nació en Rugby, el hijo medio de tres. El padre era una piedra rodante que los abandonó cuando James era joven. Con la madre sumergida en problemas de deudas, depresión y la tensión de tres hijos, mudarse de casa se convirtió en la norma, una serie de nuevos comienzos que nunca concluían. “La razón principal cada vez que nos mudábamos era que teníamos muchas deudas. Entonces repentinamente seríamos corridos, así que nos mudábamos”.

Se dirigieron hacia Northampton cuando James tenía nueve (“era igual que cualquier otro pueblo, la gente te acabaría si no jugabas fútbol o si eras diferente”). Y James y su familia eran diferentes. “Alrededor de los seis o siete años planchaba mi propia ropa. Mi mamá regresaba exhausta del trabajo. Éramos como pequeños adultos cuando teníamos diez. Teníamos que cuidar la casa, preparar la cena, atendernos por las mañanas, ir y regresar solos de la escuela. \"Mi mamá tuvo problemas en su educación, lo que probablemente también hizo que los tuviera conmigo, mi hermano y mi hermana. Soy muy apegado a mi hermano y mi hermana. Nos cuidamos los unos a los otros.”

Algo de lo que nunca carecieron en casa fue de la buena música. La madre de James, que también cantaba en una banda, tenía una colección que iba de Pink Floyd y Van Morrison a Stevie Wonder y Michael Jackson. “Probablemente ese fue el inicio, simplemente amaba a los grandes cantantes. Esa sensación de sacar algo era lo que quería lograr”.

A los 13, su tío le mostró un riff de blues en una guitarra acústica. “Yo estaba ¡whoa, tienes que enseñármelo!, en una semana había aprendido a tocar tres armonías completamente”. Desde entonces todas las tardes James tocaría la guitarra “me sentía tan encerrado por no salir, limpiar la casa, planchar. Esto era liberador.”

Otra mudanza a los 15, ahora a Porth, un pueblo en la playa. “Fue sólo hasta que nos mudamos ahí que la gente me decía, ‘oye, ve por tu guitarra. Sentémonos en la playa, quiero escucharte tocar’. Yo pensaba, esto es tan raro, ¡jamás alguien me dijo eso en Northampton!”

Desde entonces, comenzó a presentarse localmente. “Solía llevarme a todos mis amigos, a veces había muchedumbres que se detenían a ver. Así gané experiencia para tocar enfrente de la gente sin ponerme nervioso. Y podía ganar buen dinero, a veces 70 libras la hora. Y había multitudes de chicas adolescentes… ¡y chicos interrumpiendo porque se ponían celosos!”.
Para entonces había estado tocando la guitarra cada noche por dos años. Se había sentado a escuchar a Otis Redding, Marvin Gaye, Stevie Wonder. “Me encantaba su crudeza, su emoción. Eso era lo que quería aprender, como transmitir la emoción”. Grabó su voz, al principio copiando, entonces desarrollando naturalmente su propio sonido. “Quiero decir, cualquier inglés blanco que intente cantar exactamente como Otis Redding se verá estúpido. Así que necesitaba encontrar mi propia manera de transmitir el sentimiento.”

Las cosas no se desarrollaban bien en la escuela. “Hice música Nivel A y no pasé, así de mal estaba. Era basura técnica, sabes, escuchar al oboe, anotar esa parte… podía escuchar todo lo que pasaba. Todo. Podía escuchar una nota y entonces tocarla correctamente en el piano. Pero era el lado técnico el que era basura.”

Estaba en una banda de la escuela, tocando covers de rock y soul, tuvo algunas presentaciones en pubs, incluso en la TV local. Pero se fue acabando, hasta que James terminó trabajando después de la escuela como camarero para alcanzar sus metas. Comenzó a ver a una chica, Gill, quien por un tiempo había sido inquilina de su familia; cuando ella decidió regresar a su natal Derby, James también fue. Pero el único trabajo que pudo encontrar ahí fue el de lavado de camionetas. “Es uno de esos trabajos que cualquiera puede hacer. Y como era el más joven se aprovechaban de mí. Y me aguantaba, a pesar de que debía defenderme. Ni siquiera podía tocar mi guitarra porque estaba demasiado cansado”.

Después de ser despedido, James buscó en el pueblo dónde presentarse, pero todos los pubs preferían el karaoke. Estaba a punto de empacar y regresar a Porth, cuando un guitarrista que había conocido en una sesión de micrófono abierto, quien tenía algo de equipo, le ofreció ayudarlo, lo invitó a grabar un CD demo. Spencer Wells, anteriormente de la A&R, quien en el pasado había trabajado con Berverly Knight y David Gray, lo escuchó y se puso en contacto.

“Aquel chico blanco y delgado entró tranquilamente, con su chaqueta, su gorro tejido y su guitarra sobre la espalda y pensé que no podía ser el mismo del CD”, recuerda Spencer. “Dijo ‘¿quieres que cante?’, y después de dos compases me tenía. Su voz es simplemente increíble, pero es tan modesto que incluso él mismo no se da cuenta de lo que tiene”.

Spencer y su socio Paul McDonald hicieron un acuerdo con Polydor. Acto seguido James se encontraba confortablemente en un acogedor estudio del oeste de Londres, entre otros, con el productor Martin Terefe (Ron Sexsmith, KT Tunstall, y Ed Harcort) y un conjunto de cuerdas de Nashville. Rápidamente se dio cuenta de que no tenía sentido intentar cantar sobre algo que no le significaba nada o algo escrito por alguien más. “Debo pensar en algo cercano a mí para que pueda cantar adecuadamente”.

Así que puso su vida en sus canciones. Sin darse cuenta inspirado por un amigo que conoce desde los tres años, “actualmente está en drogas, de modo considerable. Está perdido, no sabe a dónde va o qué es lo que quiere ser. Me hace pensar que hay mucha gente que podría ser totalmente sorprendente en algo, solo que no han tenido la oportunidad, o no han podido descubrir en qué son buenos”.

Pieces Don’t Fit (la canción que tanto impresionó a los productores de la película en Hollywood) trata de Gill, su novia por mucho tiempo. Es una canción de rompimiento, que al principio no fue muy bien recibida. “Me sentía bastante deprimido en ese momento. Ella es la única novia que he tenido pero las cosas cambian y en verdad es difícil de asimilar. Pero ahora entiende que sólo era cómo me sentía al momento de escribirla, no de cómo me siento todo el tiempo.”

One Last Chance está basada en un chico que estuvo alojado con la familia de James. “Su mamá había sido verdaderamente mala con él. Era una distribuidora (de droga), que acostumbraba enviarlo por coca cuando tenía ocho o nueve años. A pesar de todo era un muy agradable, solía ayudar en el centro juvenil, enseñando a los niños a patinar. Entonces comenzó a fallar consumiendo pastillas y se convirtió en una persona totalmente diferente, totalmente egoísta. Pensaba en él echándolo a perder pero teniendo una última oportunidad para poner su vida en orden”.

También está la muy conmovedora Wonderful World, basada en el tema del clásico de Louis Armstrong, pero sin nada de su optimismo ciego. “Lo que digo es que puede ser un mundo maravilloso, pero ahora no se siente así. Es acerca de estar afuera y que nadie te quiera dejar entrar. Me inspiré en un personaje de un autobús, un asiático que estaba sordo. Había bebido y se pasaba por el lugar, sonriendo a todos, levantando sus pulgares. No hacía ningún daño, podías ver que estaba bien. Entonces puso su brazo alrededor de una chica, no de manera degenerada, solo siendo amigable. Pero ella volteó y dijo ‘perdón, pero ¿qué demonios haces? ¡Aléjate de mi, fenómeno!’”.

“Supongo que, debido a que mis padres no lo hicieron muy bien, mi papá era un poco alcohólico, trato de ver el lado bueno de la gente”.

Hay una canción para su mamá, This Boy. Mi mamá no tenía mucho entusiasmo. La mayor parte del tiempo era infeliz. Como niño crees que es normal. Solo hasta que crecí pensé que era un poco raro. Me molesté sobre ello, entonces me di cuenta que no solucionaría nada. Por lo que escribí esta canción para decirle cómo me sentía, ‘you messed me up, but I’m not going to hold that against you. I’m still here for you. I’m not going to hold it against you’ (me hiciste daño, pero no te desprecio por ello. Aún estoy aquí por ti. No te desprecio por ello)”.

El sello de emotividad que tiene James Morrison no trata de ser una copia del pasado musical negro de Estados Unidos. Pero sí es sobre honestidad al natural, pasión y dejar ir tus emociones. Como dice “si no lo sientes aquí (señalando su corazón), entonces no vas con él”.

Los videos más populares de James Morrison:

Discografia de James Morrison